¿Qué comer en caso de diarrea en niños? ¿Qué comer en caso de diarrea en niños?

¿Qué preparar de comer a los peques en caso de diarrea?

Si una cosa tienen los niños es que reflejan perfectamente su estado de salud. No saben si “deben” o no “deben comer”, sólo sienten si pueden o no pueden comer. Así que la primera recomendación hacia los padres es observar muy bien las reacciones y el estado de su pequeño, introduciendo la alimentación precozmente así que el niño empiece a sentirse un poquito mejor.

Cuando los niños tienen un proceso gastrointestinal seguramente pasarán por varias etapas en función de la evolución del proceso.

  1. Fase aguda: en un primer momento pueden no tener nada de apetito pues su organismo está bloqueando sabiamente las funciones digestivas e intestinales para dar tiempo a recuperarse del estado infeccioso e inflamatorio agudo que está pasando. Durante este tiempo en el que el niño realmente se encuentra mal, no quiere comer, no tiene hambre y no le apetece nada, no debemos forzarle a comer, pero sí es muy importante mantener la hidratación, los niveles de glucosa en sangre y el equilibrio electrolítico. ¿Cómo? La mejor manera de rehidratar a los niños en caso de diarrea es mediante las fórmulas de rehidratación oral que podemos encontrar en la farmacia. De todos modos el aporte de líquidos, algo de glucosa y electrolitos mediante agua, agua con azúcar (especialmente importante si hay vómitos pues estos suelen estar provocados por la elevación de cuerpos cetónicos –acetona- en la sangre debido a la falta de glucosa en las reservas tanto sanguíneas como del hígado y músculos), o agua de arroz pueden ser alternativas válidas. Siempre hay que rehidratar en volúmenes pequeños pero muy frecuentes.
  2. Fase de recuperación: cuando el niño empieza a pedir alimentos es signo de recuperación, su organismo empieza a estar receptivo y con capacidad de aceptar y gestionar algo de comida, aunque en ocasiones el proceso diarreico todavía continúa. En este momento los padres se sienten aliviados y pueden empezar a darle a sus hijos una alimentación más variada, pero sin prisas, la vuelta a la dieta normal tiene que ser paulatina (ver sección de alimentos que sí se pueden comer y alimentos no recomendables).
dieta en diarrea niños

En el caso de los lactantes, se recomienda mantener la lactancia materna sin ninguna restricción durante todo el tiempo que dure la diarrea. Se ha demostrado que de este modo los pequeños recuperan peso antes y no hay mayor duración de la diarrea.

Ejemplo de menú de dieta astringente para niños

Este no es más que un ejemplo orientativo. Las cantidades a tomar dependerán de cada niño, de su edad, de su estado nutricional y de su apetito. Esta propuesta incorpora poca comida en cinco veces para asegurar una buena digestión y tolerabilidad.

Desayuno

Comida

Cena

Recetas divertidas para niños con diarrea

Platos principales

Volcán de arroz con pollo. Cocer bien el arroz, con un diente de ajo, una hojita de laurel o una pizca de tomillo y una pizca de sal. Hacer una (o media) pechuga de pollo a la plancha con un poquito de aceite de oliva y una pizca de sal. Sírvelo en forma de volcán de arroz con los trocitos de pollo en la cima cubriendo el “cráter”.

Sol de tortilla con zanahorias mini hervidas. Poner a cocer las zanahorias minis en una cazuela con poca agua. Cuando ya estén casi a punto, haz una tortilla francesa en una sartén antiadherente redonda muy pequeña, con muy poco aceite, y procurando que la tortilla quede en forma circular. Sirve en un plato con la tortilla en el centro y las zanahorias dispuestas alrededor como si fueran rayos de sol.

Patatas al horno con adorno de huevo cocido rallado. Pon en el horno precalentado a unos 180Cº unas cuantas patatas cortadas a rodajas gruesas de 1 a 1,5 cm y ligeramente aliñadas con aceite y sal. Manténlas hasta que estén bien cocidas. Mientras cuece uno o dos huevos (1 por persona/niño) durante unos 5 minutos. Cuando saques las patatas, sírvelas en un plato con el huevo rallado por encima.

Postres

Nido de taquitos de membrillo y plátano. Ralla una manzana y colócala en un plato a modo de nido. En el centro coloca unos cuantos taquitos pequeños de membrillo y plátano. Añade unas gotitas de zumo de limón.

Pinchitos de manzana y plátano. Con palillos pequeños prepara unas minibrochetas de rodajitas de plátano con trocitos de manzana.

Gelatina de batido de plátano con bebida de arroz aromatizada con canela o vainilla y algo de azúcar (utilizar agar-agar para hacer la gelatina y ¡no añadir leche ni nata!).

Top