• Ultra Levura
  • Ultra Levura
  • Ultra Levura 250

Los edulcorantes artificiales pueden provocar cambios en nuestra microbiota intestinal.

 

La revista Nature, una de las más prestigiosas revistas científicas a nivel mundial, ha publicado un estudio de investigación. Este estudio pone en duda las ventajas teóricas de los edulcorantes artificiales no calóricos (sacarina, aspartamo y sucralosa). Y lo más relevante es que desaconseja su uso.

Los edulcorantes no ayudan a adelgazar

Estos edulcorantes se utilizan habitualmente como alternativa al azúcar. ¿Quién no ha puesto sacarina al café, creyéndose la persona más sana y pensándonos que así evitaríamos esos kilos de más? Siempre se había pensado que ayudaban a controlar el peso y las complicaciones metabólicas asociadas al sobrepeso, tales como la diabetes del adulto.

Pero este estudio, paradójicamente, demuestra como el consumo de sacarina se relaciona con la aparición de un perfil metabólico de resistencia a la insulina que a largo plazo puede favorecer el sobrepeso. Los datos del estudio se han comprobado también para los edulcorantes a base de  aspartamo y sucralosa. Pero no serían extrapolables a la estevia, ni a los sustitutos naturales del azúcar como el sorbitol y el xilitol.

¡Aún nos quedan alternativas al azúcar! Pero recuerda que no hay nada más sano que comer alimentos sin azúcares añadidos. Recuperar el sabor natural de los alimentos sin necesidad de añadir endulzantes de ningún tipo. Es uno de los retos que podemos plantearnos para favorecer nuestra salud a largo plazo.

Cambios en la microbiota intestinal

Otro de los aspectos que más nos llama la atención del estudio es que revela que el desequilibrio metabólico (insulinorresistencia) está mediado por cambios en la microbiota intestinal.

La insulinorresistencia se produce cuando el organismo deja de responder  a la acción de insulina, la hormona segregada por el páncreas para distribuir la glucosa en las células y para mantener controlados los niveles de azúcar en la sangre.

Además, el trabajo muestra como algunas de  las personas sanas a las que se les administró edulcorantes por vía oral (360 mg diarios), mostraron una curva de glicemia alterada al final de la semana y, en paralelo, también aparecieron cambios en la composición de su microbiota fecal. El estudio también  detectó como el consumo de edulcorantes se correlacionaba con mayor peso corporal y perímetro abdominal. Que aunque este hecho no nos indique causalidad, si nos da información sobre lo que ocurre en la vida real.

Vemos que la resistencia a la insulina es un fenómeno en el que la microbiota intestinal está estrechamente implicada. Es aconsejable reconsiderar el riesgo-beneficio de los edulcorantes artificiales. Que hoy por hoy se consumen bastante “alegremente”, considerándolos un producto “healthy”. Y que en Ultra Levura, como en la Revista Nature, ponemos en duda.

Aún no hay comentarios

Deja un comentario

Your email address will not be published.