• Ultra Levura
  • Ultra Levura
  • Ultra Levura 250

¿Cómo debe ser la alimentación de un niño en caso de diarrea?

Alimentación de un niño con diarrea
La diarrea aguda es la patología más frecuente en el niño sano en Europa, estimándose una incidencia anual de entre 0,5 a 2 episodios en los niños menores de 3 años. Por tanto, si eres padre es raro que tu hijo no haya sufrido alguna vez uno de estos episodios. En ocasiones se habrá acompañado de fiebre, vómitos o dolor intestinal y es probable que si no ha llegado a deshidratarse, haya estado muy cerca. Si es tu caso probablemente te hayas preguntado cuándo es el mejor momento para retomar la alimentación y con qué tipos de alimentos debes hacerlo.

Aunque en muchos casos la diarrea puede estar causada por virus como el rotavirus, también pueden deberse a bacterias como el Campylobacter y la Salmonella o a la toma de antibióticos. Lo importante es saber que debes prestar mucha atención a los síntomas que puedan derivarse de estos episodios de diarrea aguda puesto que, como hemos señalado antes, a consecuencia de la gran pérdida de electrolitos y líquidos, los niños pueden llegar a deshidratarse. Algunos signos de que tu hijo puede estar deshidratado son las alteraciones en el comportamiento (somnolencia o irritación), enfriamiento, ausencia de lágrimas, boca seca o pegajosa o sequedad de la piel, entre otros.

Lo normal es que el pediatra te indique la solución oral más conveniente para conseguir rehidratarle y así mantener los niveles de glucosa en sangre y el equilibrio de los electrolitos. Deberás hacerlo así ya que lo normal es que el niño se sienta mal y no tenga ganas de comer y, además, tampoco hay que forzarle. Por otro lado, no está de más procurarle diferentes ingestas de líquido mediante agua o agua con azúcar, en pequeñas cantidades pero frecuentes.

¿Cuándo es el mejor momento para iniciar la alimentación?

Según la Asociación Española de Pediatría (AEP), está demostrado que la reinstauración completa de la alimentación habitual del niño después de cuatro horas de la rehidratación oral conduce a una mejor ganancia de peso y no provoca una mayor duración de la diarrea o mayor incidencia de intolerancia a la lactosa.

Por otro lado, aumentará el bienestar de tu hijo al poder comer libremente, sin ser sometido a dietas restrictivas y poco apetecibles. Pero, ¿puedes ofrecerle todo tipo de alimentos? Es conveniente que sean nutritivos, de fácil digestión y absorción, económicos, de sabor agradable, de consistencia más líquida y que no comprendan efectos nocivos para el curso de la enfermedad. Si el niño tiene una alimentación variada deberás evitarse alimentos con alto contenido en azúcares. Son mejor tolerados ciertos alimentos como hidratos de carbono complejos (trigo, arroz, patatas, pan y cereales), carnes magras, yogur, frutas y vegetales. En el caso de que el bebé sea lactante, se recomienda mantener la lactancia materna sin restricciones durante todo el tiempo que dure la diarrea.

La AEP también aconseja el uso de probióticos gracias a su papel para modificar la composición de la flora intestinal y actuando contra los agentes enteropatógenos. En este sentido, numerosos estudios demuestran evidencia científica de la levadura Saccharomyces boulardii, pues acorta la duración de la diarrea y su intensidad y disminuye el riesgo de recaídas al restaurar la microbiota intestinal.

Aún no hay comentarios

Deja un comentario

Your email address will not be published.